Razones para beber nuestra terapia marina

A nivel digestivo, el agua salada comienza a activar las glándulas salivales de la boca, liberando amilasa. Este paso inicial en el proceso digestivo es muy importante. En el estómago, la sal natural estimula el ácido clorhídrico y una enzima de digestión de proteínas, que ayudan a descomponer los alimentos. También estimula las secreciones en el tracto intestinal y el hígado, que ayudan a la digestión.

En cuanto al sistema nervioso, los minerales de la sal calman los nervios al reducir el cortisol y la adrenalina, dos hormonas de estrés peligrosas.

Respecto a los huesos, una teoría popular en relación con la osteoporosis y otros trastornos óseos es que el cuerpo usa el calcio y otros minerales de los huesos con el fin de sobrevivir y neutralizar la acidez en la sangre. Debido a que el agua de mar está llena de minerales naturalmente sanos y tiene un efecto alcalinizante, ayuda a mejorar la salud de los huesos.

También para la piel, la sal natural tiene minerales que colaboran a que la piel luzca y brille, el azufre mantiene la piel limpia y suave y puede ayudar a mantener un cuero cabelludo seco, actúa contra el eczema y erupciones, que son a menudo el resultado de una deficiencia de azufre y zinc, promueve la rápida cicatrización de las heridas, estimula el sistema inmunitario y regula la actividad de las glándulas sebáceas.

Otro aspecto positivo de beber agua de mar es el relativo al sistema respiratorio. La sal del mar es eficaz en la reducción de la inflamación en el sistema respiratorio. Así, la producción de flema se ralentiza. Algunos dicen que rociar la sal del mar en la lengua después de beber un vaso de agua es tan eficaz como el uso de un inhalador. Pero lo bueno de la sal del mar es que no tiene efectos secundarios cuando se toma con moderación.

¿Qué esperas?

Haz tu pedido hoy mismo haciendo  clic ¡aquí!

Publicado en Blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *